EL ANDÉVALO TRANSFRONTERIZO SE PODRÁ TRANSFORMAR AL REGADÍO EN 2.016
miércoles, 14 de octubre de 2015
Volver

El Andévalo Transfronterizo se podrá transformar al regadío en 2016

El riego llegará en una primera fase a 6.266 hectáreas, que se sumarán a las más de 33.000 que hay actualmente en la provincia La presa se activará doce años después de su inauguración

Los propietarios de explotaciones agrícolas incluidos en la primera fase de transformación de la zona regable del Andévalo Fronterizo, concretamente los de los sectores de riego Norte (Paymogo), Sur (El Almendro y Puebla de Guzmán) y Este (Puebla de Guzmán, Tharsis y El Cerro de Andévalo), podrían comenzar en 2016 a ejecutar las conducciones generales de agua desde la presa del Andévalo hasta sus fincas, así como la construcción de las balsas de regulación necesarias para transformar sus explotaciones en regadío.

Las hectáreas a transformar en esta primera fase dentro de la Comunidad de Regantes del Andévalo Fronterizo son por el momento 6.266, de las que 717 están incluidas en el Sector Norte (Paymogo); 1.400 en el Sector Sur (El Almendro y Puebla de Guzmán); y las restantes en el Sector Este (Puebla de Guzmán, Tharsis y El cerro de Andévalo). Esta superficie se distribuye en 35 fincas de un total de 27 propietarios con intención manifiesta de invertir ya en la comarca. Esta superficie, que la que sólo se beneficia una explotación de la comunidad de regantes Andévalo-Almendro, con 570 hectáreas, se sumará a las más de 33.000 hectáreas que actualmente se encuentran en riego en toda la provincia de Huelva.

Así se desprende de la visita que ayer realizó a la presa del Andévalo el delegado del Gobierno de la Junta de Andalucía en Huelva, Francisco José Romero, junto con el alcalde de Puebla de Guzmán, el socialista Antonio Beltrán, quienes dijeron que esto será posible tras la publicación, el pasado 8 de octubre, en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA), del expediente de inicio del periodo de exposición pública (por 30 días hábiles) de la memoria ambiental presentada por la Comunidad de Regantes del Andévalo Fronterizo (CRAF), por la que ésta solicita la Autorización Ambiental Unificada (AAU) para iniciar dichos trabajos.

Este paso es imprescindible para la obtención, por parte de los futuros regantes, de las autorizaciones necesarias para la ejecución de las obras de las conducciones y, por tanto, para comenzar la transformación de sus fincas. Una vez transcurrido ese plazo, y en función de las posibles alegaciones que puedan presentar los afectados, la Consejería de medio Ambiente de la Junta de Andalucía podrá emitir la pertinente resolución de concesión de la AAU, que permitirá el inicio de los trabajos.

En ese momento, los comuneros podrán optar por acogerse a las ayudas públicas contempladas en el Plan de Desarrollo Rural (tanto autonómico como estatal) para la puesta en marcha de sus explotaciones agrícolas en regadío, o bien por acometer los trabajos mediante inversión propia.

Para la obtención de dichas ayudas, cuyas convocatorias se publicarán en 2016, la zona en cuestión parte con la gran ventaja de estar en la única provincia andaluza que cumple actualmente con dos de los principales requisitos exigidos para la concesión de subvenciones para la puesta en marcha de nuevos regadíos. En primer lugar que la provincia cuenta con balance hídrico positivo, o lo que es lo mismo, tiene excedente de agua para riego; y en segundo lugar que la zona a transformar está declarada de Interés General para el establecimiento de nuevos regadíos tanto por la Junta de Andalucía como por el Gobierno de España.

Además, como señaló el alcalde de Puebla de Guzmán, a la hora de atraer nuevos inversores, la zona cuenta con los atractivos de poseer fincas de gran extensión, que hay en ella garantía de agua suficiente para riego, y que posee un clima adecuado para cultivos como los cítricos (los más demandados por el momento) y el olivar, o incluso otros más novedosos como la almendra, el granado y el pistacho.

El regidor subrayó el carácter social de esta fase, por contemplar la transformación en regadío de tres grandes fincas de carácter público o comunal como son una finca municipal en El Almendro, los Pagos de Sierra en Paymogo y Campo Baldío en la propia Puebla de Guzmán.

De forma paralela, la CRAF se encuentra en estos momentos tramitando la necesaria concesión de agua para riego ante la Consejería de Medio Ambiente de la Junta, la cual según fuentes de dicha comunidad de regantes "va por buen camino" sobre todo porque "ya hay reservas para ello en el Plan Hidrológico Andaluz".

Además, durante la visita el delegado del Gobierno de la Junta en Huelva recordó que el pasado viernes, 9 de octubre, también se publicó en el BOJA el anuncio del trámite de información pública del expediente de AAU correspondiente al proyecto de puesta en riego del Plan de Transformación Andévalo Minero que afecta a los municipios de El Cerro del Andévalo y Calañas. Romero destacó que de todas estas puestas en regadío se van a beneficiar una decena de municipios del Andévalo y una población de más de 30.000 habitantes y que "hay empresas dispuestas a hacer importantes inversiones y la Junta de Andalucía no será un freno en esa creación de riqueza y empleo".

Por su parte, Beltrán, destacó que la presa del Andévalo "tiene que ser el pulmón hídrico de toda la provincia y el motor de desarrollo de esta comarca, diversificando su actividad, junto con la minería". La presa, que tardó en construirse 44 meses, fue inaugurada el 13 de enero de 2004 por la entonces ministra de Medio Ambiente Elvira Rodríguez. Las obras tuvieron un coste de 92 millones de euros, entrando en servicio la presa el 6 de junio de 2007 para incorporarse al sistema Chanza-Piedras-Los Machos.

El pantano, que actualmente se encuentra llena al 94%, tiene una capacidad de embalse superior a los 634 hectómetros cúbicos, estando previsto su recrecimiento hasta una capacidad de embalse de 1.025 hectómetros cúbicos.

Huelva Información

Colecciones de Tharsis
Twitter Ayuntamiento de Tharsis
A Cielo Abierto